A mí me importa: Camilo Villarroel Chef Hotel Awa Puerto Varas


Soy una persona apasionada por la cocina y por la zona en que nací, trato de inspirar y enseñar a otros sobre el lugar en el que vivimos y sus productos.

Cuando entré al mundo de los alimentos no sentía mucha inspiración, no me enseñó a cocinar ni mi abuela, ni mi madre como a muchos cocineros les tocó, simplemente escogí la carrera por descarte y luego de eso me fue atrapando en un sin fin de virtudes que encontré en el camino, cada vez me fui enamorando más de esta profesión y ahora lo que más me inspira es el hacer feliz a mucha gente a través de los productos, las técnicas culinarias, la tradición de esta zona geográfica y de mi país que es tan hermoso.


Produzco alimentos porque de esta manera puedo apoyar a la cultura de mi región y de mi país, puedo apoyar a productores locales y a través de eso puedo entregar satisfacción y felicidad a muchas personas.

El Hotel Awa está ubicado en el km 27, camino a Ensenada-Puerto Varas. Somos una Empresa B y eso nos lleva a estar más cerca de la comunidad a través de proveedores locales, dando espacio a alumnos de liceos técnicos a que vengan y realicen sus practicas profesionales, reciclamos y reutilizamos, entre otras cosas que nos hacen estar cerca de nuestra comunidad.

Tenemos una huerta orgánica en la cual sembramos y cosechamos distintos tipos de hojas, tales como: mizunas, lechugas , tatsoys, hojas de betarraga. Tubérculos entre los cuales se encuentran topinamburs, papas nativas, zanahorias. Además hierbas aromáticas como salvia, orégano, menta, etc. Trabajamos también con proveedores locales con los cuales conseguimos nuestras carnes y pescados. Todo esto es entregado a nuestra cocina, en ella se procesan y son llevados a cada plato con distintas técnicas culinarias.


Una de las cosas que más me enorgullece es poder contar con una huerta orgánica en la cual puedo trabajar codo a codo con la persona que cultiva y cosecha nuestros productos. También al ser una persona que nació y fue criado en esta zona, puedo innovar a través de preparaciones típicas trabajando con productos locales conociendo y respetando la tradición que hay detrás de cada producto y receta.

El mayor obstaculo al que nos enfrentamos actualmente, es la falta de educación que hay en nuestro entorno, debemos formar agentes de cambio en los institutos y universidades para poder conocer mejor nuestra zona y preparar mejor a los alumnos que egresan para poder alimentar al mundo.


Mi mayor recompensa es que las personas que visitan nuestro hotel y nuestra zona se vayan felices, pero no solo por haber comido una rica comida, si no porque aprendieron de nuestra comunidad, vivieron una experiencia única en el mundo, vieron y sintieron que somos únicos, no por ser mejores sino que porque nuestra zona es única.


Vivimos en una zona preciosa, rica en recursos, nuestra gente es valiosa en cultura, déjense llevar por nuestro territorio y por nuestras costumbres, descubran las maravillas que hay en este lugar, sorpréndanse cada día con cada producto que la tierra, el bosque, la montañas, el mar y los lagos nos entregan.